Inicio » blog de veterinaria » Qué hacer si mi perro está raro

Qué hacer si mi perro está raro

imagen sobre qué hacer si mi perro está raro

Signos de Problemas Cardíacos en Perros

El cuidado y el bienestar de nuestras mascotas es vital, siendo su salud una de las principales preocupaciones. Uno de los problemas a las que se enfrentan muchas veces nuestros compañeros perrunos es aquél relacionado con su sistema cardiovascular. El propósito de este artículo es arrojar algo de luz en este tema y realzar los aspectos esenciales a tomar en cuenta.

Malformaciones y Problemas Cardíacos Congénitos

Antes de entrar en los problemas cardíacos más comunes, es importante hacer mención de las malformaciones o problemas congénitos. es decir, aquellos que presentan desde su nacimiento. Aunque estos no son tan comunes y suelen presentarse con síntomas muy diferentes, no por ello dejan de ser importantes. Sin embargo, el foco principal de este artículo son los problemas cardíacos que suelen aparecer en la etapa geriátrica.

Importancia del Control Cardíaco en Mascotas Geriátricas

Un factor de salud primordial a tener en cuenta cuando nuestros perros envejecen, es el control cardíaco. Los órganos de los perros, al igual que los humanos, pueden desgastarse con el tiempo. En el caso del corazón, pueden desgastarse las válvulas y la pared del corazón, lo que puede ocasionar problemas a nuestra mascota.

¿Cuáles son los Síntomas de un Problema Cardíaco?

¿Cómo detectar si nuestro perro tiene problemas cardíacos? Los signos más frecuentes son la fatiga (es decir, que les cueste más correr, jugar, saltar) y la tos. El pulmón se puede llenar de líquido si el corazón no bombea la sangre de manera eficiente, causando problemas de respiración y ataques de tos. Sin embargo, estos síntomas pueden también ser indicativos de otras afecciones, como faringitis, dolor de garganta o bronquitis.

Diagnóstico y Tratamiento de Problemas Cardíacos

Si el perro es anciano, se fatiga mucho, tiene tos persistente que no mejora con tratamiento y, en casos graves, sufre desmayos, debemos sospechar de un problema cardíaco. El primer paso es llevarlo al veterinario. Aunque en ocasiones se identifica un problema cardíaco a través de una simple auscultación, puede que se necesiten pruebas adicionales como ecografías cardíacas, electrocardiogramas o radiografías.

Es importante entender que no todos los problemas cardíacos requieren el mismo tratamiento. Existen problemas cardíacos que no suelen alterar el estado del animal y que no necesitan tratamiento, como los soplos. Sin embargo, otros pueden requerir un tratamiento más puntual y cuanto antes se inicie, mejor.

Consejo Final: Si detectas cualquier síntoma o comportamiento anormal en tu perro, especialmente si es mayor, acude al veterinario. Es fundamental que un profesional evalúe su estado de salud para determinar si hay un problema cardíaco y el tratamiento más adecuado. Recuerda que la prevención y la detección temprana son claves para proporcionar a tu mascota una vida larga y saludable.