Inicio » blog de veterinaria » Los perros pueden comer vísceras?

Los perros pueden comer vísceras?

imagen sobre los perros pueden comer vísceras?

¿Pueden los perros comer vísceras?

Un tema muy discutido entre los dueños de mascotas es si los perros pueden comer vísceras, y si es así, cuándo y cómo debemos ofrecérselas. Este artículo se enfoca en desglosar este tema y proporcionar información precisa e integral sobre la incorporación de vísceras en la dieta de nuestros caninos.

Las vísceras son un componente esencial en la dieta de los perros, especialmente en la dieta Barf o dieta basada en alimentos crudos y biológicamente apropiados, por su gran densidad nutricional. En la naturaleza, a los carnívoros les interesa comer primero las vísceras de su presa debido a su composición rica en vitamina, minerales, enzimas, antioxidantes, y proteínas de alta calidad. Es decir, las vísceras actúan como multivitamínicos naturales, y ofrecen un importante aporte a la dieta de nuestro perro.

Preparación y presentación de vísceras para nuestro perro

Antes de incluir vísceras en su dieta, debemos tener en cuenta que, al igual que la carne y los huesos carnosos, las vísceras necesitan un periodo de congelación. Este periodo variará en función de la especie animal de la que provienen las vísceras.

La presentación de las vísceras puede variar dependiendo de las preferencias de nuestro perro. Si notamos que a nuestro perro le cuesta comer vísceras, podemos triturarlas y mezclarlas con carne, yogur, vegetales o huevo. Esto permitirá que nuestro perro consuma las vísceras sin darse cuenta, también facilitará la digestión.

Variaciones y preferencias al ofrecer vísceras a los perros

Es recomendable ofrecer vísceras de distintos animales a nuestro perro para aportar más variedad de proteínas, vitaminas y minerales. En esto reside el equilibrio de la dieta a largo plazo. Las vísceras que podemos ofrecer a nuestros perros incluyen hígado, pulmón, riñón, sesos, bazo, páncreas, ojos y testículos.

Existe una confusión común en la que se clasifica el corazón como víscera, sin embargo, el corazón se considera como carne. Al igual que el corazón, las mollejas de pollo, lenguas y tripas también se consideran carne. Además de aportar nutrientes, son opciones económicas para integrar en la ración diaria de nuestro perro.

Proporción y frecuencia de las vísceras en la dieta del perro

Las vísceras no deben exceder el 10% de la cantidad diaria de comida para nuestro perro. De este 10%, se recomienda que la mitad sea hígado, debido a su alto contenido de vitaminas. La otra mitad de las vísceras puede variar entre las opciones mencionadas anteriormente.

Para cachorros, se sugiere no incorporar vísceras hasta la séptima semana de vida para evitar posibles malestares digestivos. En caso de tener un perro anciano, debemos evaluar su estado de salud antes de introducir vísceras en su dieta. En particular, hay que observar si presenta cualquier enfermedad renal, ya que las vísceras, especialmente el hígado, contienen altas cantidades de fósforo, un mineral que se debe limitar en perros con enfermedad renal.

Consideraciones especiales sobre la dieta de las vísceras

Para perros con problemas de inmunosupresión, no se recomienda darles vísceras crudas, ya que podrían contener patógenos. En su lugar, se aconseja cocinar las vísceras para eliminar cualquier posible patógeno. Además, la dieta de estos perros debe ser estrictamente cocida y en lugar de ofrecerles huesos, se les debe proporcionar suplementos de calcio.

Consejo para tu perro

La inclusión de vísceras en la dieta de nuestros perros es beneficioso siempre y cuando se haga de manera controlada y adaptada a cada individuo. Recuerda siempre observar a tu perro durante y después de la comida para asegurarte que mamtiene una buena digestión y salud.